5 señales de mal liderazgo eclesiástico que hay que vigilar

Como miembros de la iglesia, somos responsables de reconocer las señales de un mal liderazgo en la iglesia y corregirlas inmediatamente para promover un ambiente de iglesia saludable, seguro y amigable.

La iglesia es un lugar al que vas para conectar con Dios, difundir positividad y dar y recibir amor. Pero, el poder y el control a menudo desvían a los líderes de la iglesia y del ministerio del camino recto y los conducen al narcisismo y al abuso. Esto tiene efectos duraderos en las personas, lo que hace que se vayan por temporadas o cambien de iglesia por completo.

Un mal liderazgo en la iglesia eventualmente llevará a una iglesia moribunda. Si su iglesia ya no es su espacio seguro, puede que sea el momento de tomar medidas. Hoy, ChMeetings analizará las cinco señales más importantes de un mal liderazgo en la iglesia y cómo su ministerio puede trabajar en conjunto para abordar estos problemas.

5 señales de una mala iglesia – Cómo reconocer a un mal pastor

1- Reina la política sucia

La política no tiene ningún papel en la iglesia. Así que si te sientes como un director de campaña presidencial tratando de ganar favores para conseguir algo, eso es un signo de la cultura tóxica de la iglesia.

Las decisiones que se toman dentro de la iglesia deberían beneficiar a toda la comunidad, no sólo a unos pocos elegidos. Desafortunadamente, si usted ha notado que suceden las siguientes cosas, las cosas se han vuelto políticas en la comunidad de su iglesia:

  • La mayoría de las decisiones se toman fuera de las reuniones, sin tener en cuenta las opiniones de los demás.
  • No se puede conseguir nada sin tener que ofrecer algo a cambio.
  • Los congregantes forman alianzas y existe una hostilidad generalizada entre ellos.

Si tiene que pedir favores, presionar o persuadir a la gente para que se tome una decisión, es señal de que los miembros de la iglesia son tóxicos y de que el ambiente no es sano.

Cómo solucionarlo

Cambiar la forma en que se toman las decisiones no es tarea fácil y no puede hacerse de la noche a la mañana. Sin embargo, puedes optar por debatir con los miembros de tu comunidad cómo resolverlo y llegar a una decisión con la que todos estén de acuerdo.

Otra forma es ponerse en contacto con su distrito y ver si hay algún programa de liderazgo de la iglesia o recursos de tutoría disponibles para resolver este problema.

2- El pastor toma todas las decisiones

Se supone que un líder debe dirigir, no dictar ni tomar todas las decisiones por sí solo. Esto se hace a menudo inconscientemente; el pastor no se da cuenta de que está haciendo todo el trabajo pesado. Cuando la junta depende totalmente del pastor y se comporta como ovejas, sabes que hay un problema.

Algunas señales de ello son que el equipo directivo se asegure de que las cosas sólo se hacen como a ellos les gusta, que la junta directiva nunca esté en desacuerdo con el pastor y que el pastor se niegue a admitir sus errores o a aceptar críticas constructivas.

Cómo solucionarlo

Mientras se hacen las cosas, si la congregación depende de una persona para todas sus decisiones, con el tiempo se formarán grietas. Esto crea un ambiente tóxico en el que todos los demás se sienten poco importantes y sus opiniones no son válidas.

La manera perfecta de arreglar esto es delegando el trabajo e involucrando a los miembros de la iglesia en la toma de decisiones. Si eres pastor, te sorprenderá ver cómo mejora tu vida laboral gracias a esto y lo activa y alegre que se volverá la congregación.

Recuerda: «El necio no se deleita en el entendimiento, sino que sólo quiere presumir de sus opiniones». – (Proverbios 18:2).

3- No hay Amor entre los Miembros de la Iglesia

Cuando termina el servicio en su iglesia, ¿qué hacen los miembros? ¿Se dispersan inmediatamente, o la mayoría se queda a charlar? Si es lo primero, entonces los miembros no sienten una conexión entre sí, que es la responsabilidad de una Iglesia construir.

¿Se imagina una clase en la que ninguno de los alumnos tiene amigos o una reunión familiar en la que nadie siente afecto por nadie? Ciertamente suena miserable. Ese es el estado de su Iglesia. Un pastor debe asegurarse de que los miembros tengan la oportunidad de desarrollar un vínculo o, al menos, de sentir que forman parte de una comunidad solidaria.

«En esto conocerán todos que sois discípulos míos -dijo el Señor-, en que os amáis unos a otros» (Jn 13, 34-35).

4- Los líderes carecen de comprensión de las Escrituras

Un signo claro de mal liderazgo en la iglesia es que los lideres meten las enseñanzas de la biblia en la cabeza de los miembros en vez de enfocarse en lo que las escrituras realmente significan. La falta de conocimiento de la biblia es como trabajar en piloto automatico-sabes lo que estas haciendo pero no sabes por que.

¿No suele ocurrir que nos limitamos a abrir un libro de la Biblia y leer sin comprender realmente? La responsabilidad del pastor es centrarse por completo en un libro cada vez, enseñar el significado que hay detrás de las palabras de Dios y cómo deben asimilarse en la vida antes de pasar a otro libro.

¿Le ha enseñado su pastor la diferencia entre el Nuevo y el Antiguo Testamento? ¿O la diferencia entre epístolas y evangelios? Si no es así, es hora de hacer algunos cambios.

Cómo solucionarlo

Si usted es el pastor de su iglesia, puede que haya llegado el momento de adoptar un enfoque nuevo y más exhaustivo para enseñar a los miembros de su iglesia no sólo lo que Dios dijo, sino también lo que quiso decir con ello, y cómo pueden aplicar esas enseñanzas en su vida cotidiana.

5- Nadie quiere trabajar para mejorar su iglesia

Tomar una iglesia moribunda e insuflarle vida de nuevo requiere dedicación, trabajo duro, tiempo y, a menudo, dolor. Si te das cuenta de que has engordado mucho o has adquirido un mal hábito, no puedes corregirlo en un día; es un proceso gradual.

Si su iglesia prefiere morir a trabajar en sí misma para abandonar sus hábitos autodestructivos, entonces hay pocas esperanzas de que vuelva a ser saludable. Una iglesia que se da cuenta de que necesita hacer cambios, incluso en su lecho de muerte, tiene la oportunidad de volver a ser mejor.

Cómo solucionarlo

Si los problemas ya no tienen remedio, puede que haya llegado el momento de buscar ayuda externa. Acogiendo a líderes externos y aprendiendo de sus consejos, una iglesia moribunda puede tener una segunda oportunidad de vivir. El proceso no será indoloro, pero merecerá la pena.

No culpe al pastor, a los diáconos o al entorno de la iglesia. El cambio empieza por uno mismo. Cuando estés dispuesto a asumir la responsabilidad de tu iglesia, verás un resultado positivo. Puede que no seas responsable de todo, pero puedes poner de tu parte en aquello de lo que eres responsable.

Incluso si nadie más está dispuesto a asumir la responsabilidad, incita al cambio. Haz tu parte. Incluso si la iglesia no se vuelve más saludable, tú lo harás. Si es demasiado para ti, puedes unirte o fundar una iglesia con una cultura saludable.

Una mala gestión conduce a un mal liderazgo eclesiástico

En la mayoría de los casos, no es el pastor, los miembros de la junta, o incluso la culpa individual lo que resulta en un ambiente tóxico en la iglesia. Por lo general, el ambiente es el resultado de un sistema de gestión anticuado. Esto causa mala comunicación entre los miembros, falta de conocimiento sobre los eventos de la iglesia y fricción entre los diáconos.

Con un software profesional de gestión de la iglesia en su lugar, la delegación de tareas será fácil, las donaciones serán organizadas, y los miembros de su iglesia se mantendrán comprometidos, ya que estarán al tanto de todos los eventos, concursos, y la información de la iglesia.

El resultado será un entorno eclesiástico próspero en el que cada uno hará su parte y contribuirá a la iglesia.

Share this post


{"wp_error":"cURL error 28: Resolving timed out after 5000 milliseconds"}